Lunes, 23 de abril de 2012

El fisioterapeuta del PAN Moguer tendrá que desarrollar un intenso trabajo durante la Fase de ascenso a DH Plata

El Club Balonmano Pedro Alonso Niño está estos días preparando con especial cuidado la ronda de grupos de la fase de ascenso, que se desarrolla del 27 al 28 de abril en Zarautz, y una parcela fundamental recae en Manuel Morales González, fisioterapeuta del equipo. En coordinación con el médico Juan Miguel Moro y el cuerpo técnico, planifica la rutina de la plantilla, sus necesidades y hace acopio de todo el material que requiere la ocasión para ayudar a los jugadores a mitigar el castigo físico al que se van a someter.
Cada post partido es como un campo de batalla tras la guerra por la gran cantidad de dolores y molestias que sufren los jugadores tras los golpes recibidos, por lo que entre un duelo y otro al fisioterapeuta le toca ejercer de 'hechicero' poner todo sus conocimientos y remedios en práctica para obrar más de una 'resurrección'. En el caso de la fase, esta labor se ha organizado a partir del calendario de partidos. El conjunto moguereño debuta el viernes a las 17.30 horas con el Bm Porriño y 13 horas después de finalizar el encuentro volverá a jugar a las 10.00 horas el sábado con el Hándbol Bordils, siendo el tercer partido el domingo con Zarautz a las 12.30, 25 horas después.
Al respecto, Morales comentó que "son tres partidos en menos de 48 horas y la exigencia es máxima. El equipo tiene experiencia en jugar fases de ascenso, pero el cuerpo también tiene que hacerse a realizar un esfuerzo grande en poco tiempo. Jugar tres partidos seguidos es algo excepcional y extraordinario dentro de la temporada". En esta línea explicó que "el trabajo físico ya está hecho y los jugadores llegan en forma, pero siempre hay traumatismos, tendinitis y fatiga mental y muscular y es lo que vamos a tratar de cuidar".
Tratamientos y 'leyes'
Baños de hielo, sesiones de relajación, vendajes neuromusculares y otros tratamientos específicos van a ser la rutina en Zarautz del fisioterapeuta del conjunto amarillo, que ocupará una buena parte del maletero del autobús con la camilla, los medicamentos encargados a la farmacia, pomadas, sprays, vendas y bolsas de frío, entre otras cosas, que se irán empleando con asiduidad.
Ante todo, Morales considera fundamentales la alimentación y el descanso, que "hay que llevar a rajatabla". "Las 8 horas de sueño son impepinables y los horarios de las comidas también son importantes para llegar al partido con una buena digestión. Los hidratos de carbono son la base energética para el músculo y hay que amortizar el descanso y la recuperación muscular", apuntó.
A punto de cumplir 26 años, este moguereño se declara hincha incondicional del club, del que fue jugador. "Siempre he jugado al balonmano y lo dejé por los estudios cuando me fui a Sevilla. Al acabar, ya que como jugador no merecía mucho la pena, quería seguir vinculado a mi club y trabajar en lo que me gusta y la verdad es que disfruto mucho", indicó este profesional de la fisioterapia, que recogiendo el testigo de Agustín Moya va a vivir en su primera campaña una fase de ascenso.
Ex jugador y forofo
"Es una ocasión única a nivel profesional y como aficionado. Antes de ser fisioterapeuta del equipo he sido y sigo siendo hincha y forofo del PAN y me siento totalmente identificado con todo lo que rodea al equipo y al club", por lo que la oportunidad de afrontar el ascenso la vive como algo "súper especial, ya que además de ver al equipo de mi pueblo y de toda la vida ascender de categoría y conseguir un objetivo por el que tanta gente está luchando, me sentiría súper realizado a nivel profesional".
Acerca de las posibilidades que tiene el Pedro Alonso Niño de celebrar el ascenso, Morales aseguró que respetando a los rivales y si no se producen lesiones se puede lograr porque "durante todo el año el equipo ha demostrado tener competitividad y motivación y sólo con eso hay mucho ganado. En las adversidades y los partidos donde hay que dar la cara estos jugadores se crecen y la fase es algo especial y muy bonito como para ser menos. Así que si todo nos acompaña, el año que viene seremos un equipo de Plata".
"Me encuentro totalmente integrado en la dinámica del equipo, cuando perdemos lo paso muy mal y me siento responsable de que algo falla. Cuando ganamos y todo marcha bien cada uno tenemos la sensación del trabajo bien hecho. Por lo tanto, el ascenso sería un broche de oro perfecto para cerrar la temporada a todo un círculo de personas que se han dejado dinero, tiempo y salud en este proyecto"
, declaró el fisioterapeuta moguereño, que resaltó que "cuando los resultados acompañan, como ha sido esta temporada, siempre es más fácil trabajar, Cada jugador a lo largo de la temporada arrastra problemas y cada uno tiene su talón de Aquiles".
Siempre buscando información
Morales destacó sobre cómo ha ido la temporada hasta ahora que "hemos tenido la mala suerte de las lesiones de larga duración de Cuca y Carlos Guerrero y más recientemente la de José Jiménez, que esperemos que se recupere para la fase", y agregó sobre el trabajo que ha desarrollado pese a su relativa inexperiencia que "he trabajado con muchas ganas y consultando con más gente cada vez que ha hecho falta para solventar la situación. Cuando veo que una lesión no va todo lo bien que quisiera me preocupa y trato de buscar otras opiniones y siempre estoy buscando información por Internet en casa sobre alimentación, estilo de vida, calzado y otros aspectos relevantes".
En el plano anecdótico, aseguró que se lleva bien con todos los jugadores, aunque "Sergio Cruzado es con quien he gastado más rollos de vendas en más partes del cuerpo y ya le hemos sacado un curso de auxiliar clínico. El ambiente es muy bueno y pasamos ratos estupendos, ponemos música, hacemos bromas y eso es importante. Es mi primera temporada y he tratado de que se sientan cómodos cuando se ponen en mis manos".

Artículos relacionados

Publicado por Dekano @ 2:42  | Polideportivo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios