Martes, 28 de septiembre de 2010

diego-ortiz

Seg?n el diccionario de La Real Academia de La Lengua Espa?ola, se entiende por gui?ol; "Representaci?n teatral por medio de t?teres movidos con las manos".

Dichos mu?equitos, o. mejor monigotes que se ajusta mejor a quienes tengo ahora en mente, son hechos de retales que no sirven para nada y son creados por gente lista, con gran capacidad inventiva y que los usa para contar "historietas", ?Les suena algo?.

Recuerdo la historia de unos gui?oles tan embusteros, tan embusteros como los que estaban con la mano por detr?s, que contaban ech?ndose muchas flores, ser los cuidadores de un abuelo al que le llamaban Decano. Pero resulta que a dicho anciano sin previa consulta de la gente que lo quer?a lo hab?an estado estafando, desvalijando y robando sigilosamente.

Pero lo m?s curioso, es que al principio del cuento los amigos de Decano ve?an con buenos ojos que los gui?oles amigos de lo ajeno, le llevaran sus papeles, acompa?aran al banco y administraran su dinero y patrimonio. Aunque lejos de la realidad, lo que hac?an ver a las miles de personas que quieren a Decano es que lo estaban mimando, pero lo cierto es que esperaban el momento para despu?s de tanto y tanto decir que todo lo hac?an tan bien, su entorno estuviera confiado y bajo un tupido velo llevar a cabo sus malos prop?sitos.

Contaban en esta historia los gui?oles o t?teres, que Decano estaba achuchado de dinero, sus administradores dijeron que lo mejor era vender su casa, bueno. no lo dijeron, la vendieron directamente y llevaron al pobre viejo a un piso un poco m?s grande, ?nuevo eso si! Pero los muy canallas le cobraron 20 a?os de alquiler por adelantado y equiparon la nueva vivienda con enseres mucho m?s caros de lo que estaba acostumbrado este humilde hombre.

La situaci?n se estaba volviendo insostenible, pero los gui?oles malos de esta historia ten?an tanta habilidad social que hicieron ver que todo era maravilloso y que Decano nunca hab?a estado mejor, que esta era su "etapa de oro" pero la realidad era bien distinta.

Contaba el malvado narrador, al que se le apreciaban como "mechas rubias", muy mal pintadas por cierto, que un buen d?a ya no pudieron seguir mintiendo y es que todos reclamaban a Decano pagos pendientes, pero los vampiros chupones lo hab?an dejado sin casa propia, sin dinero y con muchas deudas, much?simas que ni con el pr?stamo que hab?an pedido pocas semanas antes hab?an podido llegar a disimular ni un minuto m?s el atropello sobre el pobre viejo.

Volvieron a intentar una ?ltima artima?a diciendo que haciendo no se que tr?mite en el juzgado llamado ley concursal todo se arreglar?a, pero ya eran demasiados infundios, la gente lo vio claro, aunque tarde.

Una vez descubiertas todas las mentiras el p?blico asistente abucheo a los gui?oles malos que salieron corriendo despavoridos, mientras se escuchaban lindezas como ?alima?as!, ?cobardes!, ?embusteros!, etc y es que la gente apoyaba a Decano, que era toda una instituci?n querida de coraz?n por muchos, pero pretendida a la vez por los gui?oles malos.

Y color?n colorado, este cuento se ha acabado.

Cualquier parecido con esta historia es pura casualidad ?o no?


Publicado por Dekano @ 12:01
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios